PORQUE NOS SENTIMOS CANSADOS ESTOS DÍAS A PESAR DE NO MOVERNOS?

Nuestras principales fuentes para obtener energía son la alimentación, el oxígeno, el sol y el agua. Cuando recibimos una mala noticia lo primero que nos aparecen son pensamientos negativos que generan emociones. Las emociones negativas como la preocupación, el miedo, la ansiedad...generan una respuesta del sistema nervioso. El SN en respuesta produce impulsos eléctricos que causan contracciones musculares que impiden la correcta circulación  (por las arterias y capilares) de la sangre que transporta el oxígeno que nos proporciona la energía para funcionar. Menor cantidad de oxígeno más cansancio.

La digestión se ve afectada cuando el sistema nervioso se ve alterado por estrés, miedo, ansiedad... porque ante este panorama, se pueden producir cambios en la secreción gastrointestinal, en la mucosa y efectos negativos en la flora intestinal (propiciando que los alimentos queden parcialmente digeridos  y no ser absorbidos correctamente. Esto puede ocasionar, si la situación se prolonga, que no todos los nutrientes lleguen a la célula, ocasionando un considerable desgaste físico, paralizar el movimiento peristaltico y favorecer el estreñimiento y en consecuencia una acumulación excesiva de toxinas.

El estrés y la ansiedad favorecen la contracción de los músculos que nos ayudan a respirar. Cuando estamos ansiosos respiramos mas rápidamente, no llega tanto oxígeno a los pulmones y no podremos eliminar correctamente las toxinas a través de la exalación.

Todo ello nos lleva a un considerable desgaste físico y perdida de energía que se traduce en cansancio.

Que podemos hacer?

  • Beber bastante agua. El agua es el principal componente de nuestro organismo, nos hidrata y nos ayuda a eliminar toxinas.

  • Respiraciones profundas, ejercicios de respiración o pranayamas varias veces al día.

  • Practicar técnicas de relajación, yoga, meditación, que nos ayudaran a reducir los niveles de estrés y activar las funciones de todos los órganos.

  • Ejercicio diario. Con el ejercicio favorecemos  el transporte de oxígeno a nuestras células a través de la respiración y potenciamos la eliminación de toxinas a través del sudor.

  • Alimentación no acidificante, es decir que en nuestra dieta abunden las verduras frescas y crudas que nos aportan gran cantidad de minerales. Ensaladas, zumos verdes...

  • Evitar o minimizar el consumo de carnes rojas, de cerdo, embutidos, quesos curados, azúcar, alimentos procesados, alcohol.

  • Baños de sol a diario, para la síntesis de la vitamina D, muy importante para la mineralización de los huesos y porque tambien incide en la calidad del sueño. La luz solar es vital para que nuestro organismo produzca melatonina que tambien la conocemos como la hormona del sueño. Podemos tomar el sol de primera hora o el del atardecer para evitar los daños que puede producir la radiación ultravioleta.

  • Vitamina C que es esencial para las defensas del organismo ante agresiones de tipo virico, bacteriano y eliminación de toxinas.

  • Conexión con la tierra, intenta caminar descalza sobre la hierba, tierra... es ideal para liberarnos de los campos electromagnéticos que nos rodean continuamente.

  • Evitar estar conectado continuamente a las malas noticias que nos invaden de miedo y nos paralizan.

Rosa Escudero  666 21 51 02

                Barcelona

  • Instagram